Letras de Gardel

Las mejores letras de Gardel

En esta ocasión te invitamos a conocer las mejores letras de Carlos Gardel, el máximo exponente del tango en el mundo entero. Las letras de Gardel marcaron un estilo y terminaron de expandir el tango al mundo.

Carlos Gardel es el tango en si mismo. Ídolo de una época en donde el tango se habría camino a la música en el mundo entero, Gardel llegó a ser un referente a nivel mundial.

Nació en 1890 y murió en 1935, pero aún hoy cuenta con fanáticos desperdigados alrededor del mundo, aunque es en el Río de la Plata donde uno puede sentir que su espíritu vive. La voz de “el Zorzal Criollo” ha sido declarada por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad, lo que muestra claramente ante el grado de figura que estamos.

‘El Morocho del Abasto’ volvió loca a toda una generación de jóvenes que lo único que deseaba era verlo cantar y acudir al cine a ver sus películas.

Las letras de Gardel son el testimonio de toda una época del Río de la Plata, la manera de pensar, ser y vivir de un pueblo que forjaba su camino en un nuevo horizonte.

Las mejores letras de Gardel
Las mejores letras de Gardel

Hay que hacer una especial mención a los cuatro guitarristas que acompañaron a Carlos Gardel: Barbieri, Riverol, Vivas y Pettorossi.

Gardel dejó el mundo un 24 de junio de 1935 cuando el avión que lo transportaría al nuevo destino de la gira que realizaba por la zona del Caribe choco con otro cuando intentaba despegar en la pista del aeropuerto Olaya Herrera de la ciudad de Medellín (Colombia).

A continuación transcribimos algunas de las letras de Gardel más famosas para que puedas disfrutar de la excelente lírica que disponía ‘El Mago’.

Letras de Carlos Gardel

Deléitate con las mejores letras de Gardel y analiza el contenido de las mismas. En ellas podrás encontrar mucha información de una época dorada para el Río de la Plata, donde convivían infinidad de inmigrantes europeos y los tangos de Carlos Gardel sirvieron para que se comenzará a forjar una identidad propia de esta región.

Adiós muchachos

Adiós muchachos compañeros de mi vida
barra querida de aquellos tiempos
me toca a mi, boy a emprender la retirada
debo alejarme de mi buena muchachada

Adiós muchachos ya me boy y me resigno
contra el destino nadie la talla
se terminaron para mi todas las farras
mi cuerpo enfermo no resiste mas

Acuden a mi mente recuerdos de otros tiempos
de los buenos momentos que antaño disfrute
serquita de mi madre santa viejita
y de mi noviecita que tanto idolatre

Se acuerdan que era hermosa mas linda que la diosa
y que ebrio yo de amor le di mi corazón
mas se señor celoso de sus encantos
hundiéndose en el llanto se la llevo

El dios jefe supremo no a quien se le resista
ya estoy acostumbrado su ley a respetar
pues mi vida deshizo con sus mandatos
levandome a mi madre uy ami novia tambien

Dos lagrimas sinceras derramo en mi partida
por una barra querida que nunca me olvido
y al darles a mis amigos l adiós postrero
le doy con toda mi alma mi bendición

Adiós muchachos compañeros de mi vida
barra querida de aquellos tiempos
me toca a mi, boy a emprender la retirada
debo alejarme de mi buena muchachada

Adiós muchachos ya me boy y me resigno
contra el destino nadie la talla
se terminaron para mi todas las farras
mi cuerpo enfermo no resiste mas

Amémonos

Buscaba mi alma con afán tu alma,
buscaba yo la virgen que a mi frente
tocaba con sus labios dulcemente
en el febril insomnio del amor.

Buscaba yo la mujer pálida y bella
que en sueños me visita desde niño,
para partir con ella mi cariño,
para partir con ella mi dolor.

Como en la sacra soledad del templo,
sin ver a Dios se siente su presencia,
yo presentí en el mundo tu existencia,
y como a Dios, sin verte te adoré.

Amar es empapar el pensamiento
con la fragancia del Edén perdido,
amar es
llevar, llevar herido
con un dardo celeste el corazón.

Es tocar los dinteles de la gloria,
es ver tus ojos, es escuchar tu acento,
es en el alma llevar el firmamento
y es morir a tus pies de adoración.

Arrabal amargo

Música: Carlos Gardel
Letra: Alfredo Le Pera

Arrabal amargo
metido en mi vida
como una condena
de una maldición.
Tus sombras torturan
mis horas de sueño,
tu noche se encierra
en mi corazón.
Con ella a mi lado
no vi tus tristezas,
tu barro y miseria.
Ella era mi luz
y ahora, vencido,
arrastro mi alma,
clavado a tus calles
igual que a una cruz.

Refrán

Rinconcito arrabalero
con el toldo de estrellas
de tu patio que quiero .
Todo, todo se ilumina
cuando ella vuelve a verte.
Y mis viejas madreselvas
están en flor para quererte,
como una nube que pasa,
mis ensueños se van,
se van, no vuelven más.

I (Bis)

No digas a nadie
que ya no me quieres.
Si a mí me preguntan
diré que vendrás
y así cuando vuelvas
mi alma, te juro,
los ojos extraños
no se asombrarán.
Verás cómo todos
esperaban ansiosos.
Mi blanca casita
y el viejo rosal,
y cómo de nuevo
alivia sus penas
vestido de fiesta
mi lindo arrabal.

Cambalache

El mundo fue y será una porquería
ya lo se
En el quinientos seis
y en el dos mil también

Que siempre ha habido chorros
maquiavelos y estafaos
contentos y amargaos
valores y duble

Pero que el siglo veinte
es un despliegue
de maldá insolente
ya no hay quien lo niegue

Vivimos revolcaos
en un merengue
y en un mismo lodo
todos manoseaos

Hoy resulta que es lo mismo
ser derecho que traidor
Ignorante sabio o chorro
generoso o estafador

Todo es igual
nada es mejor
lo mismo un burro
que un gran profesor

No hay aplazaos
ni escalafón
los inmorales
nos han igualao

Si uno vive en la impostura
y otro roba en su ambición
da lo mismo que sea cura
colchonero rey de bastos
caradura o polizón

Que falta de respeto
que atropellaba la razón
cualquiera es un señor
cualquiera es un ladrón

Mezclao con Stavisky va Don Bosco
y "La Mignon"
Don Chicho y Napoleón
Carnera y San Martín

Igual que en la vidriera
irrespetuosa
de los cambalaches
se ha mezclao la vida

Y herida por un sable
sin remaches
ves llorar la Biblia
contra un bandoneón
Siglo veinte cambalache
problemático y febril
el que no llora no mama
y el que no roba es un gil

Dale que va
dale nomás
que allá en le horno
nos vamo a encontrar

No pienses mas
sentate a un lao
que a nadie importa
si naciste honrao

Es lo mismo el que trabaja
noche y día como un buey
que el que vive de los otros
que el que mata que el que cura
o esta fuera de la ley

Caminito

Caminito que el tiempo ha borrado
Que juntos un día nos viste pasar
He venido por última vez
He venido a contarte mi mal.

Caminito que entonces estabas
Bordeado de trébol y juncos en flor
Una sombra ya pronto serás
Una sombra lo mismo que yo.

Desde que se fue
Triste vivo yo
Caminito amigo
Yo también me voy.

Desde que se fue
Nunca más volvió
Seguiré sus pasos
Caminito, adiós.

Caminito abierto de cardos
La mano del tiempo tu huella borró
Y a tu lado quisiera caer
Y que el tiempo nos mate a los dos.

Desde que se fue
Triste vivo yo
Caminito amigo
Yo también me voy.

Desde que se fue
Nunca más volvió
Seguiré sus pasos
Caminito, adiós.

El día que me quieras

Acaricia mi ensueño
El suave murmullo
De tu suspirar.
Como ríe la vida
Si tus ojos negros
Me quieren mirar.
Y si es mío el amparo
De tu risa leve
Que es como un cantar,
Ella aquieta mi herida,
Todo, todo se olvida.

El día que me quieras
La rosa que engalana,
Se vestirá de fiesta
Con su mejor color.
Y al viento las campanas
Dirán que ya eres mía,
Y locas las fontanas
Se contarán su amor.

La noche que me quieras
Desde el azul del cielo,
Las estrellas celosas
Nos mirarán pasar.
Y un rayo misterioso
Hará nido en tu pelo,
Luciérnagas curiosas que verán
Que eres mi consuelo.

El día que me quieras
No habrá más que armonía.
Será clara la aurora
Y alegre el manantial.
Traerá quieta la brisa
Rumor de melodía.
Y nos darán las fuentes
Su canto de cristal.

El día que me quieras
Endulzará sus cuerdas
El pájaro cantor.
Florecerá la vida
No existirá el dolor.

La noche que me quieras

La uruguayita Lucía

Cabellos negros, los ojos
azules, y los labios
muy rojos tenia
la Uruguayita Lucia,
la flor del pago 'e Florida.
Hasta los gauchos más fieros
eternos matreros
mas mansos se hacían.
Sus ojazos parecían
azul del cielo al mirar.

Ningún gaucho jamás
pudo alcanzar
el corazón de Lucia.
Hasta que al pago llego un día
un gaucho que naide conocia.
Buen payador y buen mozo
canto con voz lastimera.
El gaucho le pidió el corazón,
y ella le dio el alma entera.

Fueron felices sus amores
jamás los sinsabores
interrumpió el idilio.
Juntas soñaron sus almitas
cual blancas palomitas
en un rincón del nido.
Cuando se asoma el horizonte
se escucha tras el monte
como un suave murmullo.
Canta la tierna y fiel pareja,
de amores son sus quejas,
idilios de placer.

Pero la patria lo llama
su hijo reclama
y lo entrega a la gloria.
Junto al clarín de Víctoria
también se escucha una queja.
...Es que troncho Lavalleja
a la dulce pareja
el idilio de un día.
...Hoy ya no canta Lucia,
...su payador no volvió.

Yira... Yira...

Cuando la suerte qu’es grela
Fayando y fayando
Te largue parao...
Cuando estés bien en la vía,
Sin rumbo, desesperao...
Cuando no tengas ni fe,
Ni yerba de ayer
Secándose al sol...

Cuando rajés los tamangos
Buscando este mango
Que te haga morfar...
La indiferencia del mundo
Que es sordo y es mudo
Recién sentirás.

Verás que todo es mentira
Verás que nada es amor
Que al mundo nada le importa
Yira... yira...

Aunque te quiebre la vida,
Aunque te muerda un dolor,
No esperes nunca una ayuda,
Ni una mano, ni un favor.

Cuando estén secas las pilas
De todos los timbres
Que vos apretás,
Buscando un pecho fraterno
Para morir abrazao...
Cuando te dejen tirao,
Después de cinchar,
Lo mismo que a mí...
Cuando manyés que a tu lado
Se prueban la ropa
Que vas a dejar...
Te acordarás de este otario
Que un día, cansado,
Se puso a ladrar.

Julio Sosa, ‘El varón del Tango’, fue una de las máximas figuras del tango a nivel mundial. Poseedor de una típica voz tanguera, Julio Sosa fue el gran culpable de que el tango sobreviviera a una época donde los nuevos estilos musicales parecía que iban a eliminar el tango de los públicos juveniles.
Calificación:
reservar hoteles
Recomendamos Leer

El tango Garufa es uno de los más reconocidos y difundidos en el Río de la...

Julio Sosa, ‘El varón del Tango’, fue una de las...
El tango Garufa es uno de los más reconocidos y...
0 Comentarios
  • No hay comentarios hasta el momento. Se el primero en comentar!

Dejar comentario
Suscribirse